¿Default o reestructuración de deuda?

“Estamos en un momento de recta final. El 22 de mayo se terminó el periodo de 30 días ‘de gracia’ que teníamos para el pago de intereses, que no se pagaron, y a partir de entonces, Argentina entró en default cuasi total”, señala Esteban Domecq, director en Invecq. Y remarca: “Ahora tenemos la extensión del plazo que vence el 2 de junio, que desde mi punto de vista se extenderá de nuevo”. 

“El deadline final es el 30 de julio, que estará marcado por el vencimiento de unos bonos regidos por legislación extranjera, que tienen que ver con la reestructuración 2005-2010 y que tienen cláusulas legales bastante más perjudiciales para Argentina: vencen el 30 de junio y, a partir de entonces, se disparan 30 días de gracia”, puntualiza Esteban Domecq.

Explica que si bien este es un tema importante, hoy, la economía argentina está atravesada por el factor de coronavirus y, además, la deuda arrastra problemas y desequilibrios macroeconómicos desde hace mucho tiempo, pues desde 2011, Argentina no logra crecer.

“El Gobierno tiene un solo objetivo en los primeros años de mandato, vinculado con una restricción económica de caja: no pagar nada de la deuda, por lo menos, en los primeros dos o tres primeros años. Esto puede hacerlo solo a través con un default total o reestructurando la deuda. A partir de los hechos, creo que el Gobierno tiene la voluntad de no pagar, pero a través de reestructuración. Luego veremos si la voluntad es suficiente o no, o si el proceso estuvo bien estructurado en cuanto a tiempos y formas”

Por otro lado, Domecq señala que el panorama de las PyMEs es preocupante y que la clave está en la creación de un plan de salvataje. Sugiere que las empresas deben planificar un horizonte de ventas bajo o incluso nulo por unos meses -marcado por el período de la cuarentena total- y una segunda fase -marcada por una cuarentena flexibilizada durante 4-6 meses.

“Es necesario analizar los daños que la parálisis en la actividad genera, para entonces tomar todas las decisiones sobre cómo cobrar y pagar, en pos de mantener un nivel de capital de trabajo mínimo, para que las empresas permanezcan operativas durante y tras la fase de salida”.

Escuchá la entrevista completa a Esteban Domecq, director en Invecq, en el siguiente enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *