El 95 % de los jóvenes prioriza salario y estabilidad en su trabajo

Una encuesta desarrollada por Pullmen a 800 jóvenes de entre 18 y 28 años, recogió como hallazgo que la mayoría identificó a las remuneraciones como la variable que más impacta en la calidad de vida laboral. Si bien la experiencia en el trabajo debería estar más asociada a factores “intangibles”, sólo para el 5 % de los encuestados el clima laboral y las posibilidades de desarrollo son hoy factores relevantes para tener una buena experiencia como empleado; por el contrario, el salario (69 %) y la estabilidad laboral (26%) se imponen como los atributos más valorados por los jóvenes hoy.

Diego Ortega, vicepresidente de Pullmen afirmó que “el ciclo económico es típicamente un gran condicionante: mientras en épocas de crecimiento o expansión los temas blandos prevalecen para fidelizar y atraer talento, hoy por hoy la agenda está vinculada con la coyuntura”. No obstante ello, el directivo aclaró que “cuando se habla de jóvenes, solemos meter a todos dentro de una misma bolsa; en este caso, se trata de jóvenes que no son bilingües, no estudian en universidades privadas, sino que requieren de un empleo que le permita tener un salario como medio de subsistencia, pero que tienen voluntad de desarrollarse, sólo que en este momento les preocupa el presente”.

Tal es así que cuando se los invitó a que se imaginasen trabajando en una empresa con cierta estabilidad laboral y con un salario que les ofreciera tranquilidad, las respuestas cambiaron rotundamente. A la hora de definir qué factores influirían más en esa situación ficticia, mientras para el 78 % las posibilidades de desarrollo en la organización serían el factor clave de su experiencia del empleado, y el para 13 % el clima laboral, sólo el 9% siguió pensando en la remuneración como el principal condicionante.

“El contrapunto demuestra cómo la brecha entre el escenario deseable y el actual define las percepciones de los jóvenes”, dice Ortega para quien “es clave el desarrollo de políticas públicas orientadas a favorecer la inclusión laboral a partir de las nuevas habilidades requeridas como programación, desarrollo y todas las carreras de tecnologías de la información (TI)”.

La mala noticia es que según el relevamiento de Pullmen, sólo el 29 % de los encuestados conoce cuáles son las principales demandas del mercado laboral, y sólo el 17 % tiene competencias vinculadas a las TI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *