Encuesta: cae el Gobierno y cambia la imagen de los candidatos para las elecciones legislativas

Lejos de revertir el malhumor social expresado en las urnas, la visión negativa que determinó la derrota del Frente de Todos en las elecciones primarias abiertas, simultáneas y obligatorias se expandió en los días subsiguientes al primer turno electoral.

Así lo revela la última entrega del Monitor del Humor Social y Político que D’Alessio IROL/Berensztein elabora de manera exclusiva para El Cronista.

La encuesta, que relevó de manera online la opinión de 1000 adultos en todo el país dos semanas después de los comicios, arrojó como resultado un combo que incluye la peor valoración del Gobierno en toda la gestión, el pico de imagen negativa para el presidente Alberto Fernández, la vicepresidenta Cristina Kirchner y el gobernador bonaerense Axel Kicillof en el mismo período, además de una visión crítica y mayoritariamente pesimista sobre el presente y el futuro económico del país.

Pero junto a ello, hay un dato que muestra el deterioro de la relación entre la Casa Rosada y la sociedad hasta el momento de realizarse el sondeo, el progresivo rechazo de quienes llevaron al actual oficialismo al poder.

«El mes de septiembre marca un punto de inflexión: la valoración negativa del desempeño del gobierno nacional alcanza su pico máximo desde su inicio, en diciembre de 2019: el 61%, lo desaprueba», comentó el politólogo Sergio Berensztein, al tiempo que el consultor Eduardo D’Alessio destacó que «la gestión de Alberto Fernández llega a su punto mínimo en términos de imagen, básicamente por una caída de los votantes del Frente de Todos».

En ese sentido, Berensztein sostuvo que «si bien todavía cuenta con la valoración positiva del 74% de los electores del Frente de Todos, constituye el valor más bajo desde el inicio de la gestión Fernández- Fernández«.

El estudio muestra que el retroceso en la adhesión de los votantes de esa fórmula en 2019 se intensificó desde el mismo comienzo de la pandemia y no se detuvo desde entonces. Antes de la cuarentena, solo 2% de ellos evaluaba de manera negativa a la gestión. Hoy ese guarismo trepa al 25%.

«La primera medición después de las PASO arroja algunas continuidades respecto a la evolución anterior. Este trabajo fue hecho dos semanas después de las primarias y no encuentra aún cambios significativos que pudiera hacer analizar el efecto de las medidas y/o cambio de Gabinete producido», explicó D’Alessio y alertó sobre algunas de las razones que podría explicar esa tendencia: «Las campañas de comunicación y acciones de corto plazo, no parecen todavía tomar en cuenta las tres preocupaciones principales de la población: la inflación, la inseguridad y la incertidumbre económica».

Temores que, como explica Berensztein, toman mayor relevancia según el último monitor. «La inflación, con 86%, continúa en el primer lugar de las preocupaciones de los argentinos, seguida por la inseguridad, que aumenta del 64% al 70%, su valor más alto desde octubre de 2019. También se incrementa del 59% al 64% la incertidumbre por el rumbo de la economía del país», aseguró, mientras que «el temor al contagio del coronavirus ya no figura entre los 10 primeros problemas de la población», añadió D’Alessio.

El estudio muestra que uno de cada tres electores del Presidente ve que la situación económica actual es peor aún que la registrada hace 12 meses y un 21% considera que dentro de un año se verá un mayor retroceso. Las cifras se estiran al 93% y 91%, respectivamente, entre quienes habían optado por Mauricio Macri hace dos años, pero también llegan al 76% y 72%, en cada caso, para los que habían elegido a una tercera fuerza.

Inicialmente publicado en Cronista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *