Se impone un modelo de trabajo híbrido

Por Carlos Contino, socio gerente de CONA RH

Hay hitos o circunstancias que aceleran o implantan nuevos hábitos para siempre. Así ocurrio con la pandemia Covid19 impactando en múltiples actos de vida reformulando para siempre nuestros modelos sociales, laborales y educacionales en forma integral y abrupta. No hubo tiempo para pensarlo, simplemente el cambio ocurrió. Si bien hace mas de 10 años existe el trabajo a distancia en Argentina, ahora se multiplicó y se hizo visible para todos.

Centrados en lo laboral, ya no hay marcha atrás, ya no se discutirá si el trabajo será presencial o a distancia. El trabajo será un modelo híbrido en el cual confluyen ambos por siempre. Tal es así que según un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el trabajo permanente hoy no representa más del 30% del total del empleo en el mundo. El consecuente desarrollo de mercados laborales más y adaptativos se da en un contexto donde las nuevas tecnologías y la hiperconectividad favorecen que las personas ya ‘no vayan al trabajo’, sino que la tarea vaya hacia ellos.

En ese escenario, los factores clásicos del trabajo -como el cumplimiento de horarios fijos, el rol de la autoridad y el trabajo en equipo- van mutando hacia formatos más elásticos, horizontales y descentralizados. Es un cambio de época, no es una época de cambios. Lo cierto es que la pandemia derramó una nueva modalidad laboral que venía pidiendo pista, pero que terminó de consolidarse por causa de la irrupción del Covid 19.

Si se preguntaran qué organizaciones y niveles deberán adaptarse al modelo híbrido, la respuesta es todas y todos: ya no importa si son de servicios, comercio o industria. Todas deberán reinventar procesos para establecer cuáles serán presenciales y cuales a distancia. Se trata del modelo hibrido del cual hablamos aquí. Tampoco importará si sus equipos de talento son jóvenes o más maduros, o universitarios, técnicos o más idóneos; tampoco si las empresas son de origen nacional o multinacional, PyMes o de gran porte.

La pregunta es ¿Cuál será el mix entre uno y otro? Ese es justamente el trabajo de re-diseño que cada empresa deberá realizar reformulando sus procesos a esta nueva realidad.

Impacta los modelos de gestion y liderazgo

Los jefes en sus distintas versiones y niveles organizacionales deberán desarrollar nuevas competencias pasando de las tradicionales formas de supervision a modelos de monitoreo por objetivos con herramientas de coaching y conversaciones eficaces.

Las nuevas competencias de los líderes de empresas y organizaciones confluyen en unir y poner en práctica capacidades del cerebro izquierdo (lógico, organizado) y del cerebro derecho (creativo, artístico). Sobresalen como emergentes en esta escala:

  • Liderazgo Agil y a Distancia | Coaching | Emociones | Escucha Activa | Empatía
  • Gestión por Objetivos | Indicadores Claves de Gestion |
  • Adaptabilidad | Reformulación de Procesos | Herramientas Digitales

Los desafíos no terminan ni para empresas si quieren ser sostenibles, ni para las personas en sus ansias de mantener su empleabilidad. Todas deberán moverse con el queso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *