Apuesta redoblada. El caso de pinturerías Sui Color

En la década de 1970, Guillermo Ortega trabajaba como empleado en una pinturería, y en los ‘80 fundó una propia junto con miembros de su familia, aunque en 2001 sufrió los altibajos de la crisis argentina y cerró el negocio. Dos años más tarde, volvió a apostar y dio vida a Sui Color, una red de pinturerías que hoy cuenta con seis locales y una facturación anual de $ 100 millones. 

“Guillermo Ortega reconocía su experiencia en el sector, y entendió que su fracaso anterior no fue por su culpa, por desconocimiento ni mal manejo del negocio, sino que tuvo que ver con las situaciones que afrontaba el país”, explica Laura Mafud. Y remarca que su desafío era salir adelante corrigiendo ciertos errores y convertirse en referente del rubro. 

Hoy, Argentina y el mundo atraviesan una nueva crisis, marcada por la pandemia. ¿Cómo se adapta? Reforzó la venta a través del eCommerce: en una primera etapa de la cuarentena, los clientes podían solicitar productos por la web y retirarlos dentro de 24 horas en locales. y a partir de la flexibilización, apuesta a la venta online y al envío por correo.

Para el corto y mediano plazo, Ortega analiza la posibilidad de abrir nuevos locales y en otras provincias -fundamentalmente, Córdoba y Santa Fe- y evalúa el modelo de franquicias. “Hace dos meses, proyectaba un crecimiento de 30% en 2020. El coronavirus cambió el escenario, pero afirma que la empresa es sólida y apuesta por acceder a algún tipo de crédito para PyMEs”, señala Mafud.

Escuchá la columna completa de Laura Mafud en el siguiente enlace.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *