Cómo volverse empleable en tiempos de crisis

Por Diego Ortega, vicepresidente de Pullmen

En un contexto volátil, asociado con una época de cambios exponenciales y donde el desempleo alcanzó al 8,2 % de la población activa de Argentina, resulta clave detenerse a reflexionar, centrando esa reflexión no tanto en el afuera sino en el individuo.

Es que trabajar sobre nuestras potencialidades, ampliar nuestro autoconocimiento y, por consiguiente, el arco de nuestro desarrollo, investigar habilidades nuevas, aprender a escuchar, identificar cuándo insistir y cuándo ceder, son algunos de los comportamientos que colocan al hombre en un determinado estado que podría definirse como sabiduría, autodesarrollo, o por qué no como “empleabilidad”.

En una mirada clásica, la palabra empleabilidad viene de “employability”, unión de las palabras “employ” (empleo) y “ability” (habilidad), y con ella se alude a aquello que hace que una persona resulte atractiva en términos laborales.

Para muchos autores, la empleabilidad trasciende la típica adquisición de saberes o títulos, o del conjunto de conocimientos y competencias que aumentan las posibilidades de una persona de conservar o conseguir un empleo. Lo cierto es que supone que la persona se comprometa con su propia vida profesional, jugando un rol activo en el diseño y consecución de su plan de carrera.

Pero no es cuestión de mitificar ese estado: hay comportamientos concretos y observables que aumentan el grado de atractivo laboral de una persona.

¿Qué es lo que vuelve a una persona empleable?

◾Gestionar la carrera a la vez que gestiona el cambio. Proponerse metas y plazos para alcanzar lo que uno quiere.

◾Aumentar la visibilidad. Dentro y fuera de la organización en la que se desempeña, genera acciones y desarrolla proyectos que amplían su red de contactos.

◾Adecuado equilibrio entre autoestima y autocrítica. Se conoce a sí mismo, explota sus fortalezas y sabe cómo minimizar sus limitaciones.

◾Sustentar el accionar en la confianza en sí mismo, tanto como en el trabajo en equipo.

◾Desarrollar habilidades interpersonales. Escuchar, observar, comunicarse, crear lazos.

◾Buscar el orden, pero temer al caos. Se fija como meta la estabilidad, pero no sucumbe en las aguas revueltas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *